La música como un distractor

La música ofrece grandes beneficios para el cerebro, ya que el aprender a tocar un instrumento durante la infancia mejora el rendimiento cognitivo en varios aspectos, compensa la pérdida cognitiva del envejecimiento.

Pero no solo es importante hacer música, también el escucharla permite realizar diferentes actividades, mejora el bienestar mental, aumenta la salud física, mejora las conexiones neuronales, el cual despierta el intelecto y las emociones.

Hay personas que creen que escuchar música mientras se estudia o trabaja es considerado un factor de distracción, pero para otros dicen que tiene beneficios para la concentración y el rendimiento.

Ventajas de estudiar con música

Estudios revelan que el estudiar con música estimula zonas del lóbulo pre frontal relacionada con la atención, la satisfacción y concentración. Las personas se concentran más la información fluye rápido y los problemas se resuelven con facilidad.

Se estimula la zona del lóbulo temporal, que eleva la habilidad matemática y de lenguaje.

Combate el estrés pre-exámenes, favoreciendo la relajación y retención de información. En cuanto a la música clásica esta facilita el dominio de un nuevo idioma. La música ayuda a que el cerebro este alerta y controle el sueño.

Desventajas de estudiar con música

El ritmo de la canción y los latidos se sincronizan, si la canción es rápida será difícil relajarse y estudiar no será fácil, las canciones en tonos mayores expresan alegría y las de tonos menores tristeza.

Si se escucha una canción con letra, las personas se pueden concentrar en la canción y no en lo que está estudiando.

El cerebro entra en conflicto, por lo que escuchar música mientras se estudia resulta dañino, ya que el cerebro se desdobla en dos acciones.

La música es un ruido, el cual provoca alteración en el cerebro y afecta la productividad.

Las personas escuchan música a través de dispositivos electrónicos, como los móviles, reproductores, al tener tanta información en los dispositivos se pierde tiempo seleccionando la música que te gusta.

Tarareas la canción y te desconcentras.

La memoria se fundamenta en tres pilares: lectura, fijación y atención, al estudiar con música, el estudio es superficial.

Cómo elegir la música para estudiar:

La música para estudiar debe ser tranquila y armoniosa, por lo cual la música clásica es la mejor opción.

Para mejorar el rendimiento mental la música de Mozart es la ideal, muchos la llaman el efecto Mozart.

La música ambiental resulta ser muy moderna, más que la clásica y el efecto es muy similar. Los sonidos de la naturaleza y los animales resulta relajante y te hace sentir en otro mundo.

El volumen de la música debe ser moderado y no alto, ya que lo importante es estudiar, crea una lista de reproducciones con los temas que te gustan para no tener que buscar canciones a cada rato.

El escuchar música en la radio, la interlocución de los presentadores y los anuncios distraen.

Mientras un cerrajero realiza un trabajo de reparación como arreglar una cerradura, este puede escuchar música, para que el trabajo sea ameno, relajado y sin complicaciones.